Hablando

 

Así nos pasamos las cerca de dos horas que dura todo. Pero no dura más porque tenemos que irnos y vamos con hora. Como este blog es básicamente de fotografía empezaré diciendo que fui a casa de Agustín ha realizar una sesión de fotos. Pero como ocurre siempre, uno va a casa de Agustín con cualquier otro pretexto (conciertos en su salón, la visita de algún músico destacado, a tomar algo,…), cuando en realidad sabe que va a charlar, a compartir un rato de alegría con una persona encantadora de arrebatadora generosidad. Estuvimos hablando de la actividad de (…), que no nos acaba de convencer, de la polémica con (…), de lo malo que es el clave (…), de lo buenos que dicen que son los claves de (…), de lo bien que le cayó (…), nos preguntamos qué tal les habría ido en el curso de (…), me contó que (…) le insinuó que las críticas discográficas en (…) se hacían previo pago, comentamos lo de la mala memoria de (…) y lo buen músico que es. También salió el tema de (…), que estaba un poco mosca con lo de (…). Pero no hay que pensar que todas nuestras charlas se parecen a un patio de vecinos. Como la sesión la hacemos en la sala del clave (maravilloso Restelli sobre un Taskin), nos acordamos de cuando todos los alumnos de música antigua pasaban en esa sala sus obras de la clase de cámara o de instrumento. Recordamos el primer curso con Enrico Baiano y la ilusión con que empezó la Asociación de Amigos del Clavecín (una idea original suya). Me contó lo bien que les salió el último pase del concierto de las obras para dos órganos del Padre Soler que están tocando en dos claves. Me quedé callado cuando hizo un repaso a su vida personal y artística. Si hay algo que caracteriza a Agustín es la pasión que le pone a todo. (…) y él forman una pareja encantadora. Sus hijos, (…) y (…), son un reflejo de todas las virtudes de sus padres. Lleva varias décadas dedicado a formar a futuros pianistas en el conservatorio de (…). Con toda esa carga de responsabilidad a su espalda se ha empeñado en seguir adelante con su pasión por la música antigua y por el clave, sin renunciar en ningún momento a algo sin lo cual no se entendería la personalidad de Agustín.

También me dijo que no contara que va a tocar en breve en (…). Que es un secreto que nos va a contar a muy pocos. No quiere que nadie se entere, de momento, de que va a tocar en (…) con (…). Bueno, esto último es evidente: L’Entretien des Clavecins son Agustín Álvarez y Eusebio Fernández-Villacañas (otro gran músico y mejor persona).

One thought on “Hablando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s